Dispositivos Médicos Defectuosos

Abogados especialistas en lesiones explican el concepto de la responsabilidad por productos médicos

Por dispositivo médico se entiende todo instrumento o aparato que funciona mecánica o electrónicamente y se utiliza para diagnosticar, prevenir o tratar enfermedades u otros problemas médicos.

Sucede con demasiada frecuencia que los fabricantes de dispositivos médicos sacan sus productos al mercado sin haberlos sometido a las pruebas necesarias, a sabiendas poniendo en circulación un producto defectuoso. A veces llegan al extremo de ocultar investigaciones críticas de sus productos.

Esta preocupación por las utilidades de la empresa resulta especialmente perjudicial para las personas que más necesitan esos dispositivos médicos – los pacientes de cierta edad que ya presentan padecimientos graves o que no disponen de medios económicos.

Cuando un dispositivo médico falla es preciso retirarlo del mercado. Pero, lamentablemente, sucede en muchos casos que el fallo se descubre únicamente después que un paciente comienza a experimentar efectos adversos. Cuando lo impensable ocurre, el único recurso que muchos pacientes tienen es demandar a los responsables de esa situación.

Experiencia nacional; litigios efectivos

Colson Hicks Eidson ha encabezado muchas y muy importantes demandas de responsabilidad por productos médicos, y ayudado a recobrar cientos de millones de dólares de indemnización cuando productos defectuosos han causado daños inconcebibles. Los casos en que hemos prevalecido han producido cambios en el sistema jurídico del país.

Hay tres tipos de defectos de productos que generan responsabilidad civil:

  • Defectos de diseño, que ocurren antes de la fabricación del dispositivo
  • Defectos de fabricación, que ocurren durante la manufactura del dispositivo
  • Defectos de comercialización, tales como instrucciones incorrectas u omisión de advertencias de posibles peligros.

Un buen ejemplo de un dispositivo médico defectuoso que ha ocasionado serios problemas es el sistema de reemplazo de cadera DePuy, un implante acetabular ASR de superficies metálicas, que no se retiró del mercado hasta dos años después de haberse descubierto los primeros problemas. La cadera artificial estaba hecha de un metal que puede deteriorarse y DePuy sabía que el dispositivo fallaría en un plazo de cinco años en al menos uno de cada ocho pacientes. Así y todo, la empresa sacó el producto al mercado.

Muchos pacientes tienen que someterse a nuevas y dolorosas operaciones quirúrgicas para reemplazar estos dispositivos médicos defectuosos; la hospitalización posquirúrgica pudiera ser prolongada. Y aun después de la extracción de un dispositivo médico defectuoso, los pacientes pudieran quedar con daños duraderos y hasta permanentes.

Abogados especialistas en negligencia médica que ganan casos y obtienen resultados

No hay leyes federales que regulen la responsabilidad civil por productos defectuosos. El demandante tiene que demostrar que el dispositivo en cuestión es defectuoso. Muchos estados han promulgado leyes generales pero, como es de esperar, esa legislación varía considerablemente de un estado a otro.

Si un dispositivo médico defectuoso le ha lesionado a usted o a un ser querido suyo, necesita un abogado con un sólido historial de éxitos a lo largo de varias décadas. Los abogados de Colson Hicks Eidson tienen acceso a los peritos médicos más cotizados del país. Hemos manejado más de 100 casos de productos de consumo, productos farmacéuticos, y responsabilidad por productos defectuosos.

Nuestros abogados son innovadores en el campo de las demandas de responsabilidad por productos defectuosos y ponemos sus conocimientos y su experiencia a su disposición. Sabemos que cada situación es diferente y única – llámenos hoy mismo para hablar de la mejor manera de abordar la suya.