¿Ha Sido Lesionado en un Accidente de Autobuses?

Abogados Especialistas en Lesiones Personales con Larga Trayectoria de Éxito

Nuestros abogados especialistas en lesiones personales se dedican por entero a conseguir la máxima indemnización que la ley permite para los lesionados en accidentes de autobuses. Durante más de 40 años hemos asistido a una amplia y variada clientela que incluye víctimas de accidentes catastróficos de ómnibus y autobuses. En 2012 incoamos una demanda por muerte por negligencia ajena en el caso de un hombre que perdió la vida en el accidente de un ómnibus en Miami; el caso sigue pendiente. Atendemos casos en todo el país: le invitamos a que nos llame para estudiar juntos las posibilidades de su caso. La consulta es gratis y sin compromiso.

Nuestra Experiencia con Accidentes de Autobuses

En diciembre de 2012, un ómnibus con 32 pasajeros se estrelló contra un paso superior en el Aeropuerto Internacional de Miami. La demanda alega que el chofer hizo que el ómnibus, de 11 pies de altura, se estrellara al intentar pasar por debajo de un paso superior de no más de ocho pies de alto. Y, para colmo de males, el ómnibus se había desviado de su ruta establecida e iba a exceso de velocidad. Dos pasajeros perdieron la vida. Uno de ellos fue nuestro representado, Francisco Ureña, padre de familia. Arreglamos el caso con la empresa de autobuses por un monto reservado y estamos considerando otras opciones para resarcir a su familia.

Responsabilidad por Accidentes de Autobuses

La ley impone a los autobuses la obligación llamada “el deber de tener cuidado.” Esto significa que la empresa de ómnibus debe tomar ciertas medidas y precauciones para velar por la seguridad de sus pasajeros. El grado de responsabilidad varía dependiendo de si los autobuses son de transporte público o privado.

Los autobuses de transporte público deben ejercer extrema prudencia para garantizar la seguridad del público viajero. Se trata de un requisito muy estricto y significa que las empresas de transporte público deben actuar con la misma precaución que lo haría una persona prudente y competente en las mismas o parecidas circunstancias. Esa precaución exige, entre otras cosas, que adiestren debidamente a sus choferes y que sometan sus vehículos a inspecciones y mantenimiento frecuentes.

Las empresas de transporte privado pueden negarse a servir al público en general y limitarse a transportar personas y mercancías en ciertas circunstancias. Los autobuses escolares, los llamados “shuttles” que muchas empresas utilizan, y los autobuses que transportan pasajeros para parques de atracciones y buques de crucero son todos privados. Las empresas de transporte privado deben observar solamente un cuidado razonable para evitar lesiones y accidentes; por lo general, ese cuidado es equivalente al que una persona ordinaria tendría en condiciones similares.

No observar su correspondiente “deber de tener cuidado” pudiera constituir negligencia por parte del chofer y de la empresa de transporte. Los damnificados por esa negligencia pudieran demandar a la empresa de autobuses por las lesiones que sufrieron y por el dolor y la angustia de que padecieron como consecuencia de la negligencia.

Nuestros Abogados Manejan Casos de Accidentes de Autobuses en Todos los EE.UU.

Si ha sido lesionado en un accidente de ómnibus, nuestros abogados especialistas en accidentes pudieran ayudarle a recibir la indemnización que se merece. Podemos ayudar a determinar si la empresa de transporte no cumplió con su “deber de tener cuidado” y exigir que los culpables asuman responsabilidad por sus lesiones.

Podría suceder que, después de un accidente de ómnibus, la empresa de transporte le ofreciera un arreglo para tratar de limitar las pérdidas que una demanda supondría. Antes de aceptar ningún ofrecimiento de la empresa de transporte, comuníquese con nuestros abogados de accidentes. Nuestros especialistas en lesiones personales han conseguido varios veredictos y arreglos transaccionales millonarios para nuestros representados. Reclamamos indemnización por sus gastos médicos, lucro cesante o sueldos no percibidos, y por el dolor y la angustia de que ha padecido.